¿Qué planes tienes para esta vida?

Sí, creo en mi alma, aunque a veces me tenga hasta el moño…

Son muchas las personas que se dedican a la canalización de manera profesional y que han compartido a lo largo de su trabajo con los maestros, guías y ángeles, información muy valiosa para la evolución del alma en su encarnación como ser humano.

El escritor Robert Schwartz tiene dos libros maravillosos (el plan de tu alma, y el don de tu alma), en los cuales desarrolla con profundidad temas como el alma y su plan álmico.

Personalmente, este tipo de lectura me ayudó a comprender, a dar luz y compasión a ciertas heridas que se resistían a cicatrizar en mí. De vez en cuando, vuelven a latir porque requieren atención.

¿Una memoria puede ser sanada al 100%?

Creo que la sanación emocional en su totalidad es un proceso constante, es una vida entera de ciclos que son como ruedas energéticas, que ponen a prueba el nivel de amor incondicional que vamos integrando en nosotr@s mism@s. Si un alma a repetido papeles oscuros en demasiadas encarnaciones, posiblemente, en la actual le cueste perdonarse a sí misma.

¿Cómo experimentará la vida?

A través de un personaje con tendencia al auto castigo y a sentirse culpable por todo lo que ocurre en su vida. Somos seres emocionales muy complejos, con un ego que no se entiende ni él mismo y un alma, que con paciencia y humor hará las mil y una peripecias para reclamar parte de su trono en nuestro ser.

Desde el prisma de mi experiencia personal, la sanación del ser transmuta desde muchos niveles, la mayoría incomprensibles para la mente humana porque vienen de dimensiones “invisibles”. Sanar nos libera de patrones energéticos muy antiguos que se establecieron como programas normales o habituales en la persona, dando claridad a la densidad de épocas encarnadas. Somos un cuerpo con una mente que necesita ser constante en el hábito de querer curarse.

Sanar es un torbellino de vibraciones (muchas de ellas kármicas o pendientes), que nos remueven cada milímetro de un mundo interno muy profundo. Es un lugar que no nos agrada ir, pensar, o ver, porque allí hemos sepultado mucho dolor y lágrimas, abandonando versiones de nosotr@s mism@s, dejando en el desamparo a nuestr@ niñ@ interior. Por eso, es habitual preferir vivir en la inconsciencia, elegir desde la mente y decir “es mi libre albedrío”, cuando en realidad es que la mente, el ego o nuestro sistema racional, se cree y se piensa que no está “dañado”, que no necesita cambiar ni sanar.

No soportamos el dolor porque nos hace sufrir, de esto saben mucho las farmaceúticas, que colaboran en mantener a una sociedad adicta a la culpabilidad y al victimismo. También está el otro extremo, el de bañarnos y untarnos con lodos de problemas, los propios y los de todos.

Hago un pequeño kit kat en este artículo, porque quiero compartir contigo un podcast sobre el perdón de mi amiga Marisol, es creadora del blog de crecimiento personal Serendypia. Desde que nos conocimos ella y yo nos conectaron las sincronías rápidamente, pero desde que por fin pudimos darnos un abrazo en persona, he sabido y sentido por qué de las serendipias en común: porque nuestras almas se reconocen con sonrisas que son pequeñas serendipias de memorias compartidas.

El plan de vida

Cuando somos alma sin un cuerpo en el que encarnar, convivimos en una dimensión conocida como el “espacio entre vidas”. La película “Nuestro Hogar” de Chico Xavier, conocido por su trabajo profesional como canalizador, narra qué nos ocurre cuando el cuerpo muere y el alma vuelve a casa, es un film muy interesante.

El alma que somos para evolucionar en su expansión en luz y amor incondicional, ha de planificarse un curso repleto de aprendizajes y lecciones sobre el amor, de aprender a amar desde la libertad, la felicidad, el compartir, el perdón, la paz… con clases de refuerzo en las asignaturas que quedaron pendientes, en otras vidas o en el clan familiar y nuestr@s ancestros.

Los guías que nos acompañan en esa transición “burocrática”, repasan con mimo el nivel en los retos deseados propuestos por el alma. Charlas y charlas con nuestros guías y ángeles para desarrollar el plan álmico con los propósitos más adecuados para cada un@ de nosotr@s y poder llevar a cabo una evolución espiritual desde un plano dual.

Foto de Caio en Pexels

¿Está todo escrito?

Creo con firmeza que el alma se prepara sus aprendizajes o su misión de vida con total delicadeza y cuidando cada detalle, teniendo una variedad de opciones o plan “rescate” b, c, d… etc a su disposición. Existe el libre albedrío, pero, ¿realmente, somos libres en nuestras acciones, pensamientos y decisiones? A veces, me da la sensación de que cuando decimos que tenemos libre albedrío, es el ego quién lo dice reafirmándose en su posición de comandante en nuestro ser.

Cuando el personaje pasa olímpicamente de hacer los deberes que el alma necesita para aplicar e integrar conceptos y emociones, normalmente, ocurren cosas “chungas”. No por mala suerte o por mal de ojo, sino, porque si nos desviamos completamente de “a lo que hemos venido aquí”, y hay 0 contacto con nuestra alma, la lotería que nos puede tocar es la de enfermar, experimentar una vida muy densa o incluso morir.

¿Cómo podemos saber qué planificó nuestra alma para esta encarnación?

Mi detector energético es muy sensible y a la mínima percibo o canalizo mensajes en la vibración de un ambiente, persona o situación. Una manera para saber “a qué has venido a hacer aquí”, es posicionarte desde una perspectiva de observador-a con los demás y contigo mism@. Cuando veas honestamente situaciones que se te repiten, que te cuesta aceptar, que siempre es lo mismo pero en distintos escenarios… Ahí estarán tus mayores aprendizajes en este presente. En mí no falla.

La Numerología es una herramienta de crecimiento personal que ayuda a profundizar en el plan álmico, a través de la información de llevamos como seres energéticos. Somos un personaje que eligió nuestra alma encarnar, quiera o no el ego, estamos vinculados a ella.

En una carta natal numerológica se puede ver con claridad qué inquietudes y propósitos orquestó el alma para desarrollar en esta vida. Los dones y talentos, las habilidades, cómo se decantará la energía femenina o masculina, cómo gestionamos las emociones, qué tipo de aprendizajes pendientes nos hemos traído para intentar saldar y estar en paz con el pasado… Cada persona es única en su estado vibracional.

Gracias Gracias Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *